Descripcion

Mi empleada doméstica llegó en mal momento a mi casa. Yo me había levantado bastante caliente así que obligué a la muy puta a dejarse coger.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars 2 votos
Cargando...
145

Me levanté bastante caliente y con la pija parada. Estaba a punto de hacerme una buena paja en la cama cuando escuché que mi empleada doméstica entró a la casa. No dudé y fui directamente a la cocina donde la puta estaba lavando los platos de la noche anterior. Cuando la vi con su uniforme, me acerqué por detrás y se lo arranqué con todas las fuerzas. La zorra no sabía lo que estaba pasando y se quedó paralizada. La tumbé sobre la mesa del comedor, le abrí bien las gambas y me la cogí por atrás mientras le apretaba bien las tetas enormes que tiene la muy conchuda. La mina gritaba que parara pero claramente no le di bola.