Descripcion

Me costó mucho convencer a mi sobrina de entregarme la conchita pero cuando por fin lo hizo, le di para que tuviera.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars 1 votos
Cargando...
193

A la putita de mi sobrina me costó bastante hacer que por fin me entregara la concha de una buena vez pero cuando por fin aflojó la pendeja, creí que tocaba el cielo con las manos. Tan caliente estaba con ella que al toque de darme cuenta de que ya estaba a punto caramelo, es que me la llevé derechito hasta mi departamento para aflojarla del todo. Le di un par de copas de vino para entonarla y de paso le apagué el teléfono celular para que nadie nos interrumpiera. Cuando vi la tanga que tenía puesta, llena de volados, creí que la pija se me iba a explotar de tan dura que se me puso, lista para empomarme a esta zorrita.