Descripcion

Me cogí bien fuerte a la puta de mi tía sin parar de empomármela hasta dejarle la concha toda rota y bien jugosa.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars 2 votos
Cargando...
138

La puta de mi tía cayó un par de días en mi casa porque descubrió que el marido la engañaba con una pendeja del laburo y ella estaba tan caliente con el tema que se fue de la casa. Me la fumé lo que más pude con esa cantinela de que era una pobre mina a la que el dorima la había cagado. Me hinchó tanto los huevos con el tema que decidí darle una alegría a la gorda y es así que me la terminé cogiendo al tercer día de quedarse en casa. Tan fuerte me la garché a la guacha que no paró de gemir de principio a fin, con cada pijazo que le metía por la argolla toda mojada y bien dilatada.