La morocha culona no sólo me deja chuparle la conchita saladita sino que además me entrega los pies.
DESCARGAR VÍDEO
La morocha culona no sólo me deja chuparle la conchita saladita sino que además me entrega los pies.

Esta gordita culona sí que sabe cómo hacerme calentar. Tal es así que a guacha se dio cuenta de que mi profesión es ser un flor de chupador serial de conchas así que cada vez que tenemos un encuentro ella me da el gusto de entregarme esa almeja jugosa que tiene y que tanto me gusta. La argolla de la gordita siempre está salda y bien rica. Lo que más me calienta es que a medida de que se la voy chupando, puedo sentir cómo esa conchita se va poniendo cada vez más mojada, cosa de que al final se me resbale la poronga de lo bien humectada que le queda a la atorranta esa chaucha hermosa que tiene.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed